PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Spaik: Adicción por México
Ocio

Spaik: Adicción por México

Spaik es uno de los artistas visuales...
PUBLICIDAD

Spaik es uno de los artistas visuales de street art mexicanos con mayor presencia en el extranjero.

PUBLICIDAD

Dice Spaik: “Me importa intentar una identidad propia para el grafiti mexicano. Retomo el nacionalismo, pero desde lo universal. Trato de reflejar esa esencia de alegría y esperanza que tenemos a pesar de que las cosas estén tan mal. Siempre tenemos un momento para sonreír y seguir adelante. Quiero que, inconscientemente, la gente vea la obra y diga: «Eso es México»”.

Fotos: Cortesía de Spaik

Por Daniela Flores, coeditora de Fernanda

Mi nombre es Israel Guerra, pero firmo como Spaik. Viajo por el mundo vendiendo lo que más me gusta hacer: dibujar. Pinto muros, puentes, edificios… Pinto el mundo y la gente se pregunta cómo puedo ser capaz de darle armonía a cientos de colores sin que se vean mal. Acabo de ser parte por segunda vez del Festival Internacional Proactivo de Arte Bloop, en Ibiza, uno de los más importantes del mundo en la escena urbana. La prensa europea me llama precursor del neomuralismo mexicano. Yo le dejo esas etiquetas a los demás. Me tratan como súper estrella. ¡Yo todavía no me la creo!

Spaik, en el Festival Internacional Proactivo de Arte Bloop, en Ibiza.

Nací en un pueblo de Tlaxcala, llamado Xacatelco (donde la policía me detenía por pintar bardas). Creo en la frase de Confucio que dice que para triunfar necesitas esfuerzo, trabajo, estudio y constancia. Empecé a dibujar a los 14 y me hice adicto a pintar, pintar y pintar. Era como esos futbolis- tas que todos los días estaban en el campo. Me dormía pensando qué cosa crear al otro día y me levantaba haciéndolo.

Frustrado a los 24, cuando trabajaba de bartender, pensaba: «No sé cómo, pero yo voy a vivir de pintar, lo tengo que lograr». Y lo logré. Me costó años, pero aprendí a vender lo que hago. Todos quieren crear, pero no saben cómo venderse: la clave está en creer en ti mismo; si lo haces, nadie te puede parar.

 

“Ahora hay un boom del arte latinoamericano en Europa, y eso es muy bueno porque a la gente europea le encanta el colorido del arte latino. Siempre es mucha alegría, cosas muy místicas para ellos. No están acostumbrados. Se les hace muy exótico y eso les llama mucho la atención”.

“Venían muchos artistas del extranjero y nos decían (a los mexicanos): ¿Por qué si ustedes tienen mucha cultura por qué tratan de imitar algo que ya está hecho?”.

“Nada importa si tu corazón está vacío. Te das cuenta que te llena más cuando ves a la gente sonreír y puedes compartir experiencias con cada una. No importa qué nivel social sea, no importa nada de eso, solamente ser humanos. Eso vale mil cosas más que cualquier moneda en todo el mundo”.

 

 

“Respeto mucho las culturas de todo el mundo. Ahora que las he conocido más de cerca y cada vez más me impresiono de todas, pero creo que los mexicanos no somos más, pero tampoco somos menos, Creo que todos somos iguales y que cada cultura tiene su propia esencia y debe estar orgullosa de ella misma”.

“Es bien cierta la frase que dice: Lo que fácil viene, fácil se va. Lo difícil no es llegar, sino mantenerse y eso está super cabrón, porque conozco a mil amigos que de repente están en sus 5 minutos de fama y ¡pum! Así como llegan sus 5 minutos de fama, se van. Y no sé, por eso es que soy muy serio en esas cosas, no creo tanto eso de sentirse ¡Soy dios! Hay que seguir trabajando, seguir haciendo las cosas incluso mejor”.

 

 

PUBLICIDAD
Esrito por:
Daniela Flores