PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Los cinco ciclos del desarrollo sexual
Pareja

Los cinco ciclos del desarrollo sexual

La sexualidad plena requiere libertad emocional y...
PUBLICIDAD

La sexualidad plena requiere libertad emocional y el despliegue adecuado de los cinco ciclos del desarrollo sexual a través de sus fases naturales. Si existe algún bloqueo emocional y se reprimen los sentimientos, no se podrá experimentar el orgasmo total, contacto pleno con el otro, ni el bienestar total.

Los ciclos del desarrollo sexual
Nuestro desarrollo y plenitud sexuales requieren una revisión reflexiva de nuestra propia historia sexual. Comenzando por descubrir nuestro propio cuerpo (ciclo del nacimiento) y después nuestra conciencia sexual mediante los juegos con los amigos (ciclo de la infancia). Nos abrimos a la vida sexual en nuestras primeras relaciones sexuales en el ciclo de la pubertad, llegamos a la plenitud al unirnos a un compañero/a (ciclo de la madurez). Finalmente nos completamos con sabiduría y experiencia en el ciclo de la vejez.

PUBLICIDAD

via GIPHY

Ninguno de estos ciclos del desarrollo sexual se puede omitir sin que quede un vacío en la persona, por lo tanto es importante una evaluación de nuestra historia sexual. No se puede dejar un ciclo y pasar a otro sin haberlo completado, ya que la energía residual permanece, nos quedamos en ella de manera neurótica y disfuncional.

1.- CICLO CORPORAL O DE NACIMIENTO / 1 A 5 AÑOS

La energía sexual es hacia adentro, aprendemos a ingerir alimento y procesarlo, a gatear, hablar, jugar, con nuestra fuerza primaria conectándonos al mundo físico. Jugamos y exploramos nuestro cuerpo, experiencia esencial para el desarrollo sexual, aprendemos a contactar con nosotros mismos antes de tocar a otros.
Lo funcional
Si se nos permite amarnos y auto explorarnos tranquilamente, nuestra sexualidad estará implicitamente aceptada, afirmada e integrada a nuestro instinto de valoración propia. Tendremos entonces una base sólida.
Lo disfuncional
A los niños que se les regaña por explorar sus cuerpos, se les reprime y se comienza a decir que ciertas partes son prohibidas, sin mencionarlas u observarlas. De esta represión del instinto natural surgen las futuras neurosis sexuales. Se crea entonces una conexión entre autoexploración y castigo, provocando de adulto la represión al placer para evitar dolor (frigidez, anorgasmia, vaginismo) o bien tendencia a relacionar placer con dolor y prohibición (sadomasoquismo, pornografía y perversión). Nos quedamos atrapados emocionalmente entre lo que sentimos y deseamos contra lo que “debemos” de hacer. Somos separados de nuestra primera relación con nosotros mismos. Sin una base adecuada, nuestra vida adulta no tendrá un equilibrio sexual, por su ausencia o su exceso.

via GIPHY

2.- CICLO DE LA INFANCIA / 5 A 10 AÑOS

Nuestra sexualidad se manifiesta con la exploración y juegos inocentes con amigos de nuestro propio sexo. Se genera la consciencia de pertenecer a un sexo, femenino o masculino. Los niños pasan tiempo con los niños y las niñas hacen lo mismo, se genera el contacto con nuestros iguales. Puede que ocurra algún contacto físico a esta edad con alguien de nuestro mismo sexo o con el otro quizás de una manera totalmente exploratoria e inocente. La energía sexual a esta edad se manifiesta con cosquillas, abrazos, tocarse mutuamente, juegos, etc. Se abren nuestras fronteras experimentando por primeras veces los contactos con los demás.
Lo funcional
La energía sexual se procesa a través del corazón y la amistad. Se crea una conexión entre sexualidad y sentimiento, energía vital y corazón, donde la energía sexual fluye positivamente a través del corazón en la edad adulta. Cuando el sexo proviene del cuerpo es una necesidad, cuando viene de la mente es fantasía, cuando viene del corazón es amor, siendo la conexión más especial.
Lo disfuncional
No podemos ser amantes, si no aprendemos a ser amigos, y no podemos ser amigos si estamos tensos y nerviosos por tocarnos mutuamente.

via GIPHY

3.- CICLO DE LA PUBERTAD / ADOLESCENCIA

En esta etapa nuestra sexualidad se hace totalmente consciente y se convierte en una figura central en nuestra adolescencia. Es una etapa de exploración y experimentación.
Lo funcional
Energía autocreadora de forma constructiva. Sean cual son las reglas de la sociedad, realizamos nuestros primeros acercamientos sexuales ya sea de forma tímida u osada, con temor o valentía, restringida o extensa. Lo importante es el experimentar, el foco no está en una relación permanente, no en el para siempre sino en el ahora. En esta etapa descubrimos nuestra propia personalidad y expresión sexual. Es importante que los adolescentes reciban la adecuada información en la práctica de sexo seguro.
Lo disfuncional
Acortar los años de crecimiento y desarrollo de sensualidad con embarazos o matrimonios entre adolescentes, ya que se corre el riesgo de estar frustrado de por vida. Lo ideal es ofrecerle al adolescente maneras sanas de explorar y desarrollar la expresión sexual. Una pubertad negativamente tardía, por otro lado, ocurre en una gran mayoría de adultos que se comportan a sus treinta o cuarenta años como adolescentes, siendo la ignorancia y el miedo emociones restrictivas, cuando lo que se requiere es expansión y exploración. El resultado en la adultez: impotencia, frigidez, eyaculación precoz, sexo mecánico.

via GIPHY

4.- CICLO DE MADUREZ
Si hasta ahora el desarrollo ha sido de manera plena y natural, surge el deseo de formar una pareja estable y una familia en este período. El compromiso se manifiesta a través de realizar un proyecto de vida en conjunto. El sexo entonces se convierte en algo más lírico, algo mas profundo.
Lo funcional
La intimidad sexual comprometida, la plenitud del encuentro sexual requiere entonces de completar lo que quedó incompleto en nuestras anteriores fases sexuales, aprender a amarse a uno mismo SIN SENTIMIENTO DE CULPA O VERGÜENZA, forjando el vínculo entre amistad y sexualidad.
Lo disfuncional
Muchos de nosotros hemos sido heridos emocionalmente en el camino de la vida, de tal manera que las heridas sexuales, temores, dudas, ignorancia, represión (de cuerpo, corazón o mente) reducen y llegan a destruir la mejor de las relaciones.

via GIPHY

5.- CICLO DE LA VEJEZ

A medida que avanzamos en la vida y llegamos a la vejez, nuestra energía sexual se vuelve hacia adentro llegando a un posible celibato, lo cual no significa que ya no tengamos relaciones sexuales, sino que la relación va más allá del encuentro sexual, se convierte en una expresión de cariño y ternura.
Lo funcional
Nuestra energía sexual y erótica se difunde a través de nuestra vida y llega a esta etapa de una manera plena y satisfactoria con la sensación de haber disfrutado nuestro paso por el camino recorrido.
Lo disfuncional
Se llega a la vejez sin tener esta sensación de estar completos, hay una parte nuestra que no se siente libre y pareciera que falta algo para regresar a esa libertad de como cuando éramos niños, enriquecidos ahora con el conocimiento, amistad, autoconocimiento y relacionados espiritualmente con lo que nos rodea.

via GIPHY

El cuerpo es el lugar donde comenzamos y terminamos, el poder de reconocer y movernos libremente es nuestro, nos pertenece por derecho propio. Tenemos el poder de ser sensuales, de tener orgasmos totales, nos pertenece por derecho propio. El poder de armonizar con la vida, con sus fases y ciclos también nos pertenece. El poder de ser plenos. A medida que liberamos el cuerpo para recibir el poder de ser, empieza a fluir la energía y la emocionalidad; estar vivo significa sentir, inclusive sentir cosas que nos asustan o que desconocemos, que jamás pensaríamos que sentiríamos. Estar vivo significa tener un corazón que se expresa.

Al liberar el cuerpo, liberamos el corazón para experimentar plenamente el amor a uno mismo, al otro y al planeta entero. Te invito a analizar cómo has vivido estos ciclos del desarrollo sexual y si estás atorada en alguno o lo vives de manera disfuncional.

Por Joseph Estavillo, Psicoterapeuta Gestalt. Cuenta con especialidad en terapia de pareja, sexualidad humana y psicopatologías. Síguelo en Facebook o escríbele a jhestavillo@gmail.com

¿Cómo se comunican?

Comunicación: aliada del buen sexo en pareja

PUBLICIDAD
Esrito por:
Ligia Bang