PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿Cómo cuidar una mascota viejita?
Mascotas

¿Cómo cuidar una mascota viejita?

¡Por nuestros ancianitos peludos! Entrevistamos al doctor Fausto...
PUBLICIDAD

¡Por nuestros ancianitos peludos!

Entrevistamos al doctor Fausto Reyes Delgado, Director Médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, respecto a las mascotas geriatras. Varias lectoras nos han pedido información sobre cómo cuidar una mascota viejita. Comparto su preocupación y sus dudas. ¿Cómo saber cuando nuestro perro o gato empieza a presentar signos de senilidad? ¿Cómo darles una mejor calidad de vida y los cuidados adecuados? ¿Cómo saber cuándo es tiempo de ponerlos a descansar? Si bien cada caso es distinto, la valiosa orientación del veterinario seguramente te será importante. Te la comparto.

PUBLICIDAD

Doctor Reyes, ¿cómo saber cuándo un perro o un gato han llegado a la vejez?
Esto dependerá del tipo de raza, en el caso de los perros. Los de talla gigante viven en promedio 8 a 10 años, los grandes 10 a 12 años, los medianos 12 a 14 años y los pequeños 14 a 16 años, con buenos cuidados. Los gatos pueden llegar a vivir hasta 20 años. Para estandarizar las edades, los perros a partir de los 7 años se consideran senior o gerontes y gatos a partir de los 8 o 10 años.

Foto: Shutterstock

¿Es verdad eso de los 7 años de perro por uno de humano? ¿Cómo se mide? ¿Y en gatos?
Esto es solo una aproximación, pero no hay un dato estable pues con referencia a la pregunta anterior, un perro de raza gigante al morir sería un humano de 56-70 años pero un perro pequeño podría tener de 98 a 112, y los gatos 140 años. Esto además indicaría que un perro de 6 meses tendría el aproximado de tres años y medio sin embargo a esa edad entran en pubertad los de razas pequeñas y medianas, por lo que esto no se cumple. Las hembras pueden tener su primera camada a los 7 meses, lo que equivaldría a 4 años de un humano. En ese sentido, el promedio que se maneja a nivel mundial es que un año de perro equivale a siete de humano, pero a partir del tercer o cuarto año de vida del animal.

¿Qué cuidados generales se deben tener en cuanto a ejercicio, alimentación y demás?
Iniciando con la alimentación, ya no debe comer tanta proteína, ya que al igual que el humano tanto perros como gatos pueden padecer problemas renales que se agravan con la cantidad de proteínas consumidas. Para esto se emplean dietas acordes a la etapa de vida, es decir, en este caso se debería buscar alimento para senior.

El ejercicio debe ser ya no de una sola intención, sino más bien por etapas o periodos, es decir si antes había caminatas continuas de 40 a 50 minutos, ahora deberán ser varias caminatas de 10 a 15 minutos. Para el baño, debe tenerse cuidado de no dejar húmeda a la mascota y evitar corrientes de aire o cambios bruscos de temperatura que puedan ocasionar problemas de tipo respiratorio. Es importante la supervisión médica por si es necesario la suplementación con vitaminas y protectores de articulaciones, y desde luego atender y tratar al animal de sus padecimientos.

Foto: Shutterstock

¿Los animalitos presentan signos de senilidad como los humanos o no? ¿Qué signos serían estos?
Sí, existe un problema conocido como disfunción cognitiva que sería algo semejante a la demencia senil o al Alzheimer, donde las mascotas pierden la noción de donde están, no reconocen a sus dueños o a su familia, se pierden dentro de la casa, eliminan en lugares no correctos y les falla la memoria.

Cuando nuestra mascota ya está viejita y presenta quizá dolor, ceguera, sordera, o está enferma, ¿cómo saber que no está sufriendo?
Existen escalas o parámetros para determinar que no hay sufrimiento, como sería la actitud, las pupilas dilatadas, salivación excesiva, no querer moverse y lamerse constantemente el área que molesta o duele. Actualmente con métodos más sofisticados podemos determinar monitoreando una parte del sistema nervioso si hay evidencia de dolor, sin que estos signos sean presentados por la mascota.

¿Cuáles serían los factores a tomar en cuenta para saber cuándo es momento de dormirla?
Para la realización de la eutanasia, lo importante es que esta decisión, si bien es muy difícil, sólo compete a la familia de la mascota. El desprendimiento es lo más duro y es lo que en ocasiones lleva a maltrato animal por querer estar más tiempo con un animal geronte pero que ya está sufriendo. Siempre se deben contestar algunas preguntas. ¿Nuestro compañero puede caminar por sí solo? Es decir, deambula por la casa sin problema o hay que cargarlo para que lo haga. ¿Nuestro compañero puede levantarse por sí solo? Esto es diferente a que yo lo levanto todos los días para que no se ensucie o para que haga ejercicio, esta actividad la debe realizar por sí solo. ¿Nuestra mascota come por sí sola? Esto es diferente a le doy de comer en la boca, de lo contrario no comería. ¿Orina y defeca por sí misma en el lugar adecuado sin ensuciarse? De lo contrario, es una mascota que solo esta postrada, lo cual no es correcto. Y por último, pero no menos importante, ¿está sufriendo o tiene dolor?

Otra manera de ver cómo se encuentra el animal es hacer un calendario por un mes, marcando con una “paloma” en caso de que haya sido un día bueno y un “tache” si fue un día malo. Por día bueno me refiero a que caminó, jugó, orinó y defecó por sí solo. Al final, hay que hacer la suma de “taches” y “palomas” y ver la diferencia. Si notamos más “taches”, la calidad de vida no es adecuada y podría suponer que es el momento de agradecer la compañía de nuestra mascota, pues no es justo hacerla sufrir.

Foto de Old Dog Haven, un sitio de rescate de perros ancianitos en Estados Unidos.

¿Qué podemos hacer para prolongar la vida de nuestras mascotas y darles una buena calidad de vida, en general?
Lo más importante es el hecho de decidir tener una mascota, ya que todos los miembros de la familia donde se introducirá deberían estar de acuerdo con esto, de lo contrario siempre habrá un conflicto familiar. Hay que considerar la responsabilidad que conlleva tener un animal, ya que deben incluirse en el presupuesto familiar los gastos de higiene, educación, médico-quirúrgicos básicos y de urgencia, así como la alimentación.

Pero, sobre todo, hay que considerar la compañía del humano para la mascota. En el caso de perro y humano, ambas especies somos gregarias o de grupo por lo que esta relación ayuda a una buena calidad de vida. Calidad de vida no es el vivir en una buena casa solamente, ya que si el propietario no tiene contacto con la mascota, la relación no es de calidad. En el caso del gato, es una especie generalmente no tan gregaria, pero es el complemento adecuado para un humano.

Primeros síntomas de una mascota senior
-Cambios en la pupila, que ya no es negra, sino que empieza a verse de color azulada o gris.

-Canas en la cara, en el caso de los perros de manto oscuro.

-Dejan de hacer ejercicio como acostumbraban.

-Empiezan a aparecer enfermedades crónico degenerativas con mayor frecuencia, como artritis, enfermedades hormonales, una mayor susceptibilidad a la aparición de tumores, entre otras.

Cómo cuidar una mascota viejita es algo que todos los dueños debemos aprender, pues sus necesidades son diferentes. Hagamos todo por darles una calidad de vida adecuada y amorosa en sus últimos años.

Agradecemos al doctor Fausto Reyes Delgado, Director Médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield. Egresado de la FMVZ de la UNAM, con 30 años de trayectoria. Especialista en medicina y cirugía en perros y gatos. www.banfield.com.mx

PUBLICIDAD
Esrito por:
Ligia Bang