PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Misión: Cierra los poros
Belleza

Misión: Cierra los poros

¿Tienes cutis mixto o graso? Acaba con...
PUBLICIDAD

¿Tienes cutis mixto o graso? Acaba con este problema. El primer paso es reconocer nuestra genética, pero sobre todo los errores más comunes que cometemos. Después, nos entregamos a la acción para no ver nunca más esa molesta piel de naranja en la cara. Tranquila: es posible cerrar los poros.

Transforma tu genética
¿Sabías que puedes cambiar la historia de tu piel? La herencia es determinante, pero los cuidados especiales, el rigor en la rutina de limpieza e hidratación, así como el ritmo y la forma de vida, tienen consecuencias importantes. Así lo aborda la epigenética, disciplina científica que estudia de qué manera el entorno y el modo de vida que llevamos influyen en los mecanismos bioquímicos que regulan los genes. No estamos diciendo que tu piel va a cambiar de grasa a seca sin más, pero su textura mejorará notablemente si la cuidas mejor.

PUBLICIDAD

Lo que no debes hacer
“No hidratarnos y no tener equilibrado el manto hidrolípico que protege nuestra piel, además del uso de cosméticos no adecuados y los hábitos alimentarios incorrectos”, advierte la dermatóloga Cristina Álvarez, son algunos de los factores que determinan el tamaño visible de nuestros poros. Dedicar poco tiempo a desmaquillarnos o usar productos faciales que no corresponden a nuestro tipo de piel son uno de los errores comunes que se ven reflejados en la “piel de naranja” facial.

La importancia de la alimentación
Olvídate de que el chocolate o la leche te provocarán impurezas o barritos. Lo primero es falso, mientras su ingesta sea moderada. De hecho, se recomienda el consumo de alimentos como chocolate amargo y té verde, por sus propiedades antioxidantes. ¡Tu piel te lo agradecerá! Lo que desfavorece a un cutis graso es consumir altas cantidades de carbohidratos. Te recomendamos buscar ácidos grasos saludables en la leche de almendra o quesos veganos, como una alternativa ocasional y sana que no perjudicará a tus poros. Lo prometemos.

RUTINA DIARIA
1. Desmaquíllate s-i-e-m-p-r-e. Incluso si no lo has maquillado. También hay impurezas por remover. Usa fórmulas no oleosas, como espumas o aguas micelares.
2. Usa un gel limpiador. Elige uno para pieles mixtas a grasas, según sea tu necesidad. De dos a tres veces por semana, utiliza un exfoliante granulado después de este paso.
3. Aplica toques de agua tónica con un algodón. Sí, ¡todavía existe! Aunque han sido desplazadas en los últimos años por la agenda comercial, son esenciales para reducir gradualmente la dilatación de poros, así como para equilibrar el Ph de nuestro cutis. Ojo: evítalas sólo si tu piel es sensible y reactiva.
4. Agrega suero. Uno con ácido hialurónico y vitamina C siempre será bueno para desintoxicar, iluminar y, por consiguiente, cerrar poco a poco esos poros. También puedes encontrar algunos indicados para minimizarlos y matizarlos.

'Crema hidratante FPS. Murad.'
'Sérum contra los poros dilatados. Clarins. '
'Hydrating Toner. Murad.'
'Gel limpiador. Neutrógena.'
'Agua micelar purificante. Uriage PPV. '

¿Te gustaría probar un tratamiento infalible para cerrar los poros? Busca las opciones en la Revista Fernanda de marzo.

Por Carolina Haaz.

PUBLICIDAD
Esrito por:
Daniela España