PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El poder en tu relación de pareja
Reflexión

El poder en tu relación de pareja

¿Tu pareja es mandona, impositiva, dominante? ¿O...
PUBLICIDAD

¿Tu pareja es mandona, impositiva, dominante? ¿O tú lo eres?

“No puedo manejarla”. “Él es intratable”. “Siento un nudo en el estómago cada vez que trato de hablar y no soy escuchada”. “Pareciera que lo mío nunca es importante para ella”. Si te es familiar alguna de estas frases, si hay algo en tu pareja que te frustra, confunde, aplasta y hace la relación insoportable, puede que ese algo tenga que ver con el poder. ¿Te has cuestionado alguna vez quién tiene el poder en tu relación de pareja? ¿Si es hora de terminar tu relación debido a la forma que ejerce poder tu pareja sobre ti? ¿Te has imaginado si serías más feliz si estuvieras libre o con otra persona? Cuando uno se encuentra en una relación con alguien cuya manera de ejercer el poder es tan avasalladora y destructiva, se vuelve necesario plantearse quedarse en esa relación. Quizá, tú eres esa persona…

PUBLICIDAD

Puede resultar agobiante y desmoralizador vivir con alguien así; es complicado cuando la pareja cruza la línea que separa algo que es difícil de manejar, algo insoportable de vivir, y no saber dónde está situada esa línea, no ser capaz de verla o sentirse incapaz de poner un límite ante el poder que ejerce el otro en la relación.

via GIPHY

Para ayudarte a descubrir si estás en una relación de poder, o al contrario, si tú la ejerces, puedes tomar en cuenta estas claves:

  1. Si la “pasión” y la forma de ser “intensa” se transforma a menudo en ira, agresión e imposición.
  2. Pocas veces hay diálogo, muchas veces es un monólogo que impone.
  3. Cuando el que impone el poder desea que ocurran las cosas, ocurren. Cuando el otro desea algo, es ignorado y se evita que ocurra lo que se desea o se propone, para que la parte que ejerce el poder, no la pierda.
  4. En la relación, casi todo está organizado para que solamente el que ejerce el poder obtenga todo lo que quiere, y la otra persona casi nada o quizás nada.
  5. Todo se reduce a lo que sólo una parte quiere y cuando lo ordene.
  6. Hay intimidación y dominación.
  7. ¿Tienes un sentimiento permanente, recurrente que nunca se va del todo, de humillación o de ser invisible dentro de la relación?
  8. Sientes que tus necesidades son menospreciadas.

PODER OCULTO
Hay algo en el poder como el viento, que lo hace invisible en las relaciones, incluso cuando nos está arrasando con su fuerza. Hay que identificar qué mantiene oculto al poder antes de poder verlo realmente. Desde que se inicia la relación, los dos tienen que decidir hacer cosas juntos y ponerse de acuerdo. Cada decisión podría ser un terreno fértil para una lucha de poder, en cada decisión existe la cuestión de quién la va a tomar y de cuáles necesidades serán las que prevalecen, y con esto puede haber problemas implícitos en la relación. En realidad todo podría ser una fuente potencial de lucha de poder.

Una relación con una persona común, sería una en la que ambas partes dialogan y juntas resuelven cuáles necesidades existen para ambos y para la relación, así como cuáles serán atendidas. Una persona de poder, en cambio, ignorará cualquiera de las necesidades de la otra persona y solo tomará en cuenta las suyas.

Las personas de poder estás interesadas en satisfacer sus propias necesidades y en conservar el poder. Una persona de poder es un esclavo de su propia necesidad de poder, en vez de tratar de lograr una relación balanceada para que las cosas funcionen de la mejor manera posible, se concentran en el poder de manera que destruye la misma relación.

via GIPHY

FORMAS DE EJERCER EL PODER

  • Tu pareja te abruma con dificultades cuando estás buscando un objetivo a lograr. La gente de poder envenena la pasión.
  • La defensa, una ofensa. La gente de poder cuestionará el porqué surgen tus necesidades o deseos, quizás trate de provocar vergüenza o culpa. Esto provocará que te sientas  inferior, débil. Quizás te ponga etiquetas de “estás a la defensiva”, “neurótica” o “dependiente”. De manera que sientas que tú no deseas en realidad ser así y por eso es mejor no tener tus necesidades.
  • Dar el avión. La persona que ejerce el poder dice que sí y promete satisfacer tu necesidad, pero nunca cumple.
  • El discurso interminable. Tú querías algo sencillo, pero la persona de poder no se cansa de discutir, de argumentar, en una batalla eterna, en todo momento, cada vez que tú deseas algo y lo consigues. Te hace sentir tan arrepentida/o de haber expuesto tu necesidad que no vuelves a intentarlo por mucho tiempo.
  • Pelea sucia. La gente de poder intimida, asusta. Da a entender que hará cualquier cosa para lograr lo que quiere o para impedir lo que quieres.

La gente de poder hace lo que sea para ganar. Tú terminas por sentir que tus necesidades están descartadas y que no vale la pena ni siquiera tratar de satisfacer una de ellas. Y entonces quizás, tengas que buscar la manera de hacer las cosas a espaldas de tu pareja.

via GIPHY

EJERCICIO: PRUEBA DE EQUIDAD Y COMUNICACIÓN EQUILIBRADA
Una propuesta sencilla para tener tiempos iguales de habla y escucha, sería con ayuda de un cronómetro elijan quién es A y quién es B. Quién es A tiene 5 minutos contados por el cronómetro para poder comunicarse con B, mientras B escucha atentamente sin interrumpir. Cuando se acaben los 5 minutos para A, es turno de B para hablar y A de escuchar en silencio. Con este ejercicio dense cuenta si en realidad escuchan al otro, si desean interrumpir, si ignoran lo comunicado o bien causa sorpresa, curiosidad y empatía por el discurso del otro.

Si tienes una necesidad que tengas inconclusa en particular, sin hacer reproches, ni atacar o culpar, explícale al otro cómo no es equitativa la relación en la toma de desiciones. Revisa si responde y te escucha tu pareja a este llamado de equidad y justicia. Por ejemplo: “No es justo que siempre miremos los programas en la TV que tú quieres y nunca miremos los que yo quiero ver”. Si responde tu pareja con más tácticas de poder, si es confusa o engañoso su discurso, sabrás entonces en que estás con una persona de poder que no cede ese lugar.

via GIPHY

En realidad la gente de poder hace lo que hace por que en el fondo es tan insegura al no tener el control en sus manos, sin este poder se siente vulnerable. Quizás tú seas esa persona de poder en tu relación, ¿lo habías pensado? Analiza todas estas claves que te he dado y descubre quién tiene el poder en tu relación de pareja y cómo hacerla más equitativa.

Por Joseph Estavillo, Psicoterapeuta Gestalt. Cuenta con especialidad en terapia de pareja, sexualidad humana y psicopatologías. Síguelo en Facebook o escríbele a jhestavillo@gmail.com

Ilustración de portada: “Arm Wrestle,” por Kelly Puissegur

La comunicación siempre será su mejor aliada

Comunicación: aliada del buen sexo en pareja

PUBLICIDAD
Esrito por:
Ligia Bang