PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Alan x el mundo es nuestro hombre del mes
Viajes

Alan x el mundo es nuestro hombre del mes

Lejos del teatro y los musicales, Alan...
PUBLICIDAD

Lejos del teatro y los musicales, Alan Estrada abrió el telón de la aventura hacia, literal, un mundo nuevo. El jalisciense de 37 años ha hecho de su proyecto, Alan x el Mundo una referencia en viajes que sigue creciendo y ante la que no quedamos indiferentes gracias a su formato fresco, a su contenido de calidad y a la honestidad, buena vibra y profesionalismo que identifican a Alan. Platicamos con él sobre, ¿qué más? Viajes.

PUBLICIDAD

¿Cómo estás? Alan x el Mundo va de maravilla.
Este mes cumplimos ocho años con el canal, que hoy ya es un medio en sí mismo. Ha sido un viaje bien interesante, pues descubrí un mundo que yo desconocía. Viví el boom de los blogueros e influencers, pero como soy un poco mayor, siento que veo las cosas un poco distintas. Tengo veinte años dedicándome a la industria del entretenimiento. Aprendí de la vieja escuela, en una academia teatral de mucha disciplina, y eso me ayudó a traspasar esta revolución digital en la que a veces hay todo menos disciplina.

¿Qué has aprendido?
A ser disciplinado, a ser constante en la subida de contenidos y a entender la responsabilidad de crear buen material. A ver la utilización correcta del lenguaje, que es muy delicado. Que la credibilidad en los contenidos es importantísima. Nosotros no hacemos promoción ni comerciales, estamos 100% del lado del viajero.

¿Cuál es la diferencia entre viajero y turista?
Pues mira, cuando empecé a viajar, sí pensaba que había una diferencia. Esa etiqueta la oí por primera vez en Travel & Living Chanel (checar) , que decía: «Nunca turista, siempre viajero», y ahora lo veo como una forma de mercadotecnia de superioridad viajera, como si fuera una clase social. En Alan x el Mundo estamos en contra de las etiquetas. Gran parte de eso se lo debo a mi papá, porque una vez fue que a Playa del Carmen, le hablé y le pregunté: «¿En dónde estás?». Y me dijo: «Estoy en el barco pirata». «Ésas son cosas de turistas», le contesté. «Ah, qué bueno porque yo no vivo aquí», me dijo, jajaja. Lo que sí, es que hay que tratar de ser turistas o viajeros responsables.

¿Cómo es un turista responsable?
Es el que trata que su impacto sea lo menos negativo posible: el que no genera basura, el que limpia el lugar que visita y lo respeta, el que lee sobre los destinos, se informa y, por lo menos, se sabe el saludo del lugar que visita. Ése es el turista responsable.

¿Cuáles han sido tus viajes más transformadores?
La verdad es que cada viaje me va dando cosas. Este año inicié en Nueva Zelanda y fue un viaje que me reconcilió mucho con mi yo mochilero. Cuarenta días solo con mi camioneta y mi mochila. Luego me fui a Cuba, que fue un torbellino emocional en todos los sentidos. Luego regresé a Perú, hice un trekking de cuatro días que se llama Ausangate Trek. Yo iba preparado mentalmente porque fue pesado, a una altura de 4,800 metros. Todo eso te va transformando poco a poquito.

¿Qué consejo de viajes le darías a las lectoras de Fernanda?
Uno es que no necesitan viajar en un tour con una ruta establecida. Hoy es más sencillo que nunca armar tu propio itinerario. Y también creo que hay un movimiento increíble de mujeres solitarias viajando. Eso está increíble, pueden animarse a hacerlo.

¿A poco no es lo máximo Alan x el mundo?

Síguelo: alanxelmundo.com Redes sociales: alanxelmundo Línea de atención al viajero gratuita 5563829301 consejosviajeros@alanxelmundo.com

Fotos cortesía Alan x el mundo.

PUBLICIDAD
Esrito por:
Ligia Bang