PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Versus: Remar o nadar
Wellness

Versus: Remar o nadar

Ambos entrenamientos aeróbicos trabajan hombros, pecho, brazos…...
PUBLICIDAD

Ambos entrenamientos aeróbicos trabajan hombros, pecho, brazos… y gastan muchas calorías. La cuestión es, ¿remar o nadar? ¿Cuál es mejor para ti?

PUBLICIDAD

NADAR
Es la actividad aeróbica perfecta para trabajar la fuerza y el tono muscular no solo de brazos, hombros y pecho, sino también de abdomen y piernas, en especial si se practica con la técnica correcta –crol, mariposa, braza, espalda-. Lo mejor: nadar a la mayor velocidad posible manteniéndola constante, por lo menos media hora seguida, contribuye a la quema de reservas de grasa y reduce medidas. Nadar en mar abierto también es un gran ejercicio de resistencia. El nado también trabaja la coordinación y mejora la actividad cardiopulmonar.

  1. Buscas mejorar tu acondicionamiento y resistencia física de manera importante.
  2. Estás lesionada, acabas de salir de una lesión o si padeces sobre peso importante, así como para embarazadas o personas de la tercera edad. El agua mitiga el efecto de la gravedad y resulta ideal para entrenar con bajo impacto y con fluidez.
  3. Deseas perder peso y reducir tallas, además de quienes buscan quemar grasa.
  4. Odias sudar pero quieres ejercitarte bien, es la mejor actividad.
  5. Estéticamente, ayuda mucho a quienes presentan celulitis, retención de líquido y edemas en las piernas, debido al movimiento de contracción y descontracción muscular en las extremidades. También tonifica el abdomen y ayuda a reducir la “pancita colgada”.
  6. Quieres trabaja todo el cuerpo: tren superior, inferior, espalda… además de músculos, tendones y ligamentos. Contribuye a una buena postura corporal y apoya con el estiramiento de las fibras y tejidos musculares.

REMO
Ya sea en una máquina en el gym o en una canoa en un cuerpo de agua, remar es un ejercicio extraordinario para trabajar el tren superior, desde la espalda hasta el pecho, pasando por brazos, hombros y abdomen. En contraste con el nado, las piernas no realizan un gran esfuerzo, pero mantenerlas firmes es necesario, al igual que el abdomen, por lo que ambas zonas del cuerpo se tonifican y fortalecen con esta disciplina. Al igual que el nado, es una actividad aeróbica con incluso más resistencia muscular por la fuerza que ejerce el agua o las poleas de la máquina, resultando en un entrenamiento muy intenso y completo.

  1. Quieres trabajar resistencia muscular y cardiorrespiratoria, es un excelente ejercicio.
  2. Deseas utilizar tus reservas de grasa como energía. En ese caso, rema por más de media hora a una intensidad moderada (frecuencia cardiaca media).
  3. ¿Quieres quemar muchas calorías? Por una hora de remo puedes utilizar hasta 600 –depende de tu constitución y el esfuerzo, por supuesto-. Pero puedes incrementar este gasto calórico y descansar a la vez, con sesiones de HIIT o intervalos de distinta intensidad. Una idea: 30 segundos a gran velocidad, 30 segundos con menor intensidad, etc.
  4. Tienes lesiones en las extremidades inferiores, por supuesto, con previa autorización médica. En el caso de daños en brazos, hombros y lumbares o cervicales, está contraindicado.
  5. Buscas relajar y desestresar el cuerpo y la mente. Al ser un ejercicio repetitivo, te permite entrar en una “meditación” en movimiento.
  6. Deseas fortalecer la zona baja de la espalda y el abdomen, para realizar otras disciplinas como levantar pesas que necesitan esta zona fuerte.

Veredicto

Nadar y remar queman aproximadamente la misma cantidad de calorías por hora (alrededor de una 700 en alguien que pesa 70 kilos, a una intensidad elevada). Ambas actividades trabajan grupos musculares similares y contribuyen a perder peso y medidas. La preferencia es lo que te ayudará a elegir entre una u otra. Y como tip, cualquiera es perfecta como complemento a otros entrenamientos.

Por Eugenia Puga. Periodista de bienestar y estilo de vida.

PUBLICIDAD
Esrito por:
Daniela España