PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿Quieres acelerar tu metabolismo? Olvídate de esto
Wellness

¿Quieres acelerar tu metabolismo? Olvídate de esto

Estos tips no son para alimentar prejuicios...
PUBLICIDAD

Estos tips no son para alimentar prejuicios de estándares de belleza, son para convertirnos en mujeres con energía y vitalidad. El metabolismo es un término que se utiliza para describir todas las reacciones químicas involucradas en el mantenimiento del estado de vida de las células y el organismo. Al acelerar tu metabolismo puedes quemar calorías y a favorecer la pérdida de peso, pero hay ciertas costumbres que pueden hacer más difícil lograrlo; el especialista en obesidad y metabolismo, Frank Suárez, nos dice cómo hacerlo de una vez por todas.

PUBLICIDAD

No tomar agua
Hay que beberla pura, sin sabor ni azúcares. No té, no jugos, no café. Mientras más hidratado esté el cuerpo, tendrá más energía. ¿Cuánta?

Tu peso entre 7 = Vasos de 250 ml. que debes tomar al día

Ignorar tus manos frías
La tiroides es la glándula que controla el metabolismo. Ya sea híper o hipotiroidismo, es una enfermedad de mujeres: por cada ocho de nosotras, existe un hombre con el padecimiento. Hay un subtipo llamado hipotiroidismo subclínico que no se detecta en una prueba de laboratorio, sino midiendo la temperatura. Una persona con el metabolismo lento va a estar fría de las manos o pies; por el contrario, lo sano es tener el cuerpo calientito, a 37 grados, incluidas las extremidades.

No desayunar bien
Es el alimento más importante del día. Si empiezas con un café y una dona, tu nivel de insulina y glucosa se van a las nubes y el cuerpo sólo puede transformarlos en grasa.

Consumir alimentos agresores
¿Recuerdas la época en la que tomar y comer todo de soya era lo más saludable? La literatura científica, asegura Frank, afirma que la soya contiene goicotrógenos, una sustancia que bloquea la tiroides, lo cual puede crear hipotiroidismo con varias consecuencias: engordarnos, restarnos energía, hacernos perder el pelo, tener manos y pies fríos, depresión y pérdida de interés sexual.

Andar estresada
Todo el estrés engorda, pues genera cortisol, que básicamente es cortisona, una hormona que engorda y te provoca esas infames ganas de babear por algo dulce. Lo peor: se te nota en el abdomen y ni con el ejercicio cede esa pancita.

No tomar en cuenta tu tipo de sistema nervioso
Es muy importante reconocerlo a la hora de determinar tu tipo de alimentación. Frank Suárez destaca dos tipos: el excitado y el pasivo.

Carbohidritis
La cándida es un hongo que habita en el cuerpo de todos, pero que tiende a la sobrepoblación en el organismo cuando nos excedemos con los carbohidratos (pan, harina, papa, tortilla, arroz, dulces). El hongo crece cuando la glucosa sube y deja al metabolismo lentísimo, casi parado. «Muchas personas que no adelgazan no pueden lograrlo no porque coman mucho, sino porque tienen el metabolismo lento. El hongo produce 78 tóxicos ácidos que, además, producen síntomas como sinusitis, migrañas, flujo vaginal, ardor al tener sexo, gases, infecciones en vías urinarias, en oídos, cansancio continuo y depresión. El médico puede ignorarlo y no atacar el problema».

Por Daniela Flores. Es periodista y trabajó como coeditora de la secciones de emprendedores, trabajo y profesiones en la revista Fernanda.

PUBLICIDAD
Esrito por:
Daniela España