PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Isaac Hernández, prodigio mexicano de la danza
Actualidad

Isaac Hernández, prodigio mexicano de la danza

Uno de nuestros mexicanos consentidos. “Mi reto...
PUBLICIDAD

Uno de nuestros mexicanos consentidos.

“Mi reto más grande es bailar bien siempre. Dar mi mejor versión en donde me presente. Ese reto nunca se va, respeto mi profesión y al público”, nos comentó Issac Hernández, primer bailarín del English National Ballet, a quien entrevistamos para la edición impresa de Fernanda octubre.

PUBLICIDAD

Su gracia en el escenario y los movimientos geométricamente perfectos, le han valido ser nombrado unos de los grandes bailarines del mundo. Su reconocimiento Benois de la Danse fue el pretexto ideal para regresar a su tierra con el recital Despertares, donde un despliegue de bailarines le acompañaron el pasado mes de agosto para mostrar una gala de primer mundo. En los próximos meses se presentará en Tokio, Lituania, Roma, Luxemburgo, Moscú, Chicago, Buenos Aires y estará trabajando en dos películas. Issac nos comparte sus inquietudes, recuerdos y anhelos.

Isaac Hernández recibe el premio Benois de la Danse 2018. Foto: M. Logvinov

¿Cuándo descubriste por primera vez tu amor o inclinación hacia la danza?
Lo llevo en la sangre, mis papas fueron bailarines. Pude ver a mis hermanos tomando clase con mi papá desde que nací y cuando finalmente tuve edad, ahí estaba con ellos bailando. Ahora que lo pienso, ¡qué privilegio bailar con tus hermanos!

¿Qué tan difícil es abrirse camino en esta disciplina?
Es una disciplina difícil en todas partes, es cara, a veces racista, a veces elitista. Requiere de tiempo y especialización, aparte de talento físico y emocional. En México es aún más difícil porque no tiene el mismo lugar en la sociedad que el ballet puede llegar a tener en Europa.

Al venir de una familia de artistas, ¿la disciplina es fundamental como bailarín?
Definitivamente. Mis padres fueron una parte principal de mi disciplina; sus principios morales me permitieron enfrentarme a la vida desde los 13 años.

Foto: Erik Sawaya

Al comenzar a cosechar frutos fuera del México, ¿cómo has notado la competencia con los demás bailarines y talento del mundo?
Somos una comunidad pequeña, todos nos conocemos, así que los logros de otro bailarín son el logro de todos nosotros. Estoy seguro que no todos lo ven de la misma manera, pero a mí me gusta pensar así.

¿Cuáles son los factores a mejorar en cuanto a la educación de la danza en México?
Continuidad y profesionalismo. En México hay mucho talento que merece una oportunidad, desafortunadamente la educación del ballet puede ser un gran negocio y muchas veces este talento cae en manos de personas poco capacitadas que roban ocho años de su vida, sin consciencia real del daño irreparable para la vida de esos jóvenes. Me gustaría ver más preparación y responsabilidad de parte de los docentes y aceptar que no se puede ser maestro tomando un curso de un mes.

¿Qué piensas al respecto cuando se menciona que la carrera de un bailarín es corta?
Es inevitablemente corta, hay muchas compañías que ofrecen programas de transición, apoyan a los bailarines a que escojan otra profesión, y la estudien. Hay muchos que van a fisioterapia, o se certifican para ser maestros, otros hacen coreografía o finanzas y manejo de empresas. He puesto en contacto a las personas que crearon este programa de transición en Inglaterra para intentar aplicarlo en México.

Escena de “Despertares”. Foto: Casey Herd

Seguramente te lo han preguntado decenas de veces, pero al enterarte de tu premiación y reconocimiento, Benois de la Danse en Rusia, ¿qué fue lo primero que llegó a tu mente en ese preciso momento?
Mi papá, mis hermanos y mi país. Esperaba que la gente en México, aunque no conociera mi historia, pudiera sentir orgullo por ese logro y que fuera una motivación más para algún joven que esté soñando con la danza. Ahora sueño con ver a otro joven mexicano con ese premio.

¿Cómo te sientes al respecto en medio del reconocimiento? ¿Cómo seguir siendo Isaac, ante la fama tan de golpe?
La fama, qué cosa tan rara, Dejarte influenciar por ella me parece muy poco inteligente, la fama es algo tan subjetivo, intangible, pasadero y banal que no me parece ideal permitir que eso me cambie o forje como persona. Entiendo porqué estoy aquí y entiendo que no llegué solo.

Sigue a Issac Hernández: FB @IssacHernanezOficial Instagram @chapulo7

Entrevista y texto: Itzel González para Fernanda octubre. Fotos: Cortesía del artista. Foto principal: Erik Sawaya.

PUBLICIDAD
Esrito por:
Ligia Bang